Testimonios

Salmos 66:16

Venid, oíd todos los que teméis a Dios,
Y contaré lo que ha hecho a mi alma.”

Hola soy Diego un chico de 19 años, que desde que recuerdo tenía miedo a muchas cosas; una de ellas es el hablarle a las personas y hablar en público eso créeme me espantaba muchísimo, pero cuando tuve un encuentro con Jesús desde eso preciso instante cambio mi vida gracias a que lo acepte en mi corazón y creí en Él. Gracias a Jesús he podido vencer mis miedos, yo nunca hubiera imaginado que iba a predicar frente a tantas personas viéndome y mucho menos me hubiera imaginado estar estudiando en el Instituto Cosechadores,pero DIOS ES BUENO, gracias a Él continuo aprendiendo, creciendo y aunque todavía tengo temor al hablar en público, pero ahora tengo la certeza que Dios está conmigo así como estuvo con Moisés y con David.
Recuerda VALIENTE no es el que no tiene miedo, sino el que lo hace con miedo, pero lo hace…
Diego Melendez

Estudiante del IIC, Instituto Internacional de Cosechadores

Para mí ha sido de mucha bendición haber compartido tiempo con todos los hermanos de Zoom, aunque no los conozco en persona los quiero mucho, lo que han impactado mi vida a través de estas clases ha sido la pación en como cada maestro enseña, doy gracias a Dios por sus vidas, veo la mano de Dios en cada uno de ellos, he aprendido muchísimo del amor de Dios a través de cada testimonio que se escucha por este medio. Mi fe ha aumentado cada dia más y he puesto más mi confianza en Dios viendo su respaldo cada vez que visitamos personas enfermas y con tanta necesidad, Dios ha suplido cada una de ellas, amo a Dios más que nada en esta vida, soy bienaventurada porque soy hija de un gran rey, Ninguno Perezca Todos Salvos.

Consuelo Sahagun

Estudiante de IIC en Linea, Instituto Internacional de Cosechadores

Dios nos ha sorprendido en este tiempo de su gloria manifestada en mí, Dios me ha permitido ver el amor a través de mis hermanos y hermanas con sus enseñanzas a través de cada materia son excelentes todos, porque a través de ellos hemos aprendido a disciplinarnos y dar y hacer lo mejor para Dios y así aprender lo que no entendíamos, doy gracias a Dios por cada uno de ustedes son de grande bendición para mi vida de verdad muchas gracias, yo creo que vendrán cosas grandísimas para cada integrante, les amamos en el amor de Jesús, al apóstol David Blanchard y Donna Blanchard y los hermosos maestros y maestras, alumnos presenciales y por Zoom.

Dios les Bendiga.

Oscar Morales

Estudiante del IIC en linea, Instituto Internacional de Cosechadores

En septiembre de año pasado entre al instituto, realmente yo no quería venir por que tenia miedo de hacer cosas que nunca había hecho y sentía que en este tiempo cambiarían muchas cosas en casa, pero Dios me decía que tenia que renunciar a todo por seguirlo a Él, y hoy puedo ver que es la mejor decisión que pude haber tomado. Han cambiado muchas cosas en casa, hace dos meses falleció mi papa, y pudiera lamentarme por no haber pasado el último año con él, pero creo que este tiempo en el instituto a sido fundamental para este proceso, he conocido la paz de Dios de manera impresionante, y he conocido a Dios de una manera diferente, mientras más lo conozco me doy cuenta que lo conozco muy poco. Cada día aquí Dios formaba en mí el carácter para este tiempo. Ahora estoy conociendo a Dios como mi padre eterno y es genial. Renunciar a mi comodidad para descubrir lo que Dios quiere para mí, es algo de diario, tal vez no siempre será fácil pero siempre será lo mejor.

Sara de Jesus

Estudiante del IIC, Instituto Internacional de Cosechadores

Solamente asistimos a Invasión mi familia y yo para apoyar a otra iglesia, durante los alcances sólo hicimos un día en los alrededores de nuestra iglesia e invitamos a las personas a una fiesta de bienvenida, las personas respondieron y la iglesia creció con 23 personas nuevas. Al siguiente año pudimos asistir a Invasión como grupo completo de evangelismo y ahora en la iglesia tenemos a mas de 105 personas que se están congregando en la iglesia y siguen creciendo gracias a Jesús.

Hector Rodas

Pastor